Tratamiento de la ansiedad y la angustia

¿A QUE LLAMAMOS ANSIEDAD?

 

Derivada del latín anxiĕtas, según la Real Academia de la Lengua Española, se trata de un estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo. Y en su uso médico, de una angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego a los enfermos.

Llamamos ansiedad al malestar o displacer psíquico que se siente sólo en la mente, sólo en el psiquismo, no tiene síntomas orgánicos. Generalmente se expresa diciendo “no sé lo qué me pasa”, eso es ansiedad.

 

En su repetición, la ansiedad como sentimiento le pasa al sujeto psíquico. Ansiedad que si perdura produce en él todas las enfermedades mentales que ustedes conocen, desde las neurosis más simples llamadas por Freud neurosis de transferencia, sobre todo la histeria y la fobia, hasta las psicosis, llamadas por Freud neurosis narcisistas.

Ansiedad quiere decir que uno va llevado en todas las actitudes vitales y biológicas, con un cierto apuro. Entre la ansiedad y la eyaculación precoz no hay mucha distancia, como entre la ansiedad y una crisis nerviosa no hay mucha distancia. No hay mucha distancia entre lo que llamamos neurosis y lo que llamamos locura. Y tampoco entre lo que llamamos neurosis y lo que llamamos normalidad.

 

¿CUÁNDO SE SIENTE ANSIEDAD?

Ante la espera y la incertidumbre, sentimientos en general muy mal tolerados, muchos personas desarrollan ansiedad, para no ocuparse de la incertidumbre ahora tienen que ocuparse de la ansiedad. Y la mayoría de las veces el ansioso prefiere concluir rápidamente las cosas para no sentir ansiedad, o directamente no iniciarlas (inhibición para evitar la ansiedad que supone cualquier acto).

En la ansiedad aparece un afán por concluir, por actuar con rapidez, una sensación de urgencia. Lleva a apresurarse.

 

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA ANSIEDAD DE LA ANGUSTIA?

La angustia tiene síntomas corporales, la ansiedad no duele, pero te puede matar. Ambas son insolubles sin psicoanálisis.

 

La ansiedad y la angustia se producen por los mismos mecanismos. Normalmente no tienen objeto, no se sabe de qué se tiene ansiedad o angustia. La diferencia entre ansiedad y angustia es que la angustia se da en el cuerpo: opresión precordial, alteración del ritmo respiratorio o del ritmo circulatorio, sensación de ahogo, mareo. En cambio, la ansiedad no tiene trastornos corporales, es decir, no tiene objeto, es más insoportable a veces que la angustia, porque la angustia lleva a pensar en algo orgánico, pero en la ansiedad siempre me doy cuenta que es algo psíquico porque no tiene causa, ni motivo, ni sensaciones corporales, sino que es, podríamos decir, completamente mental.

 

 

¿QUÉ HACER FRENTE A LA ANSIEDAD?

En el momento económico-político y socio-histórico en que nos encontramos se hace necesario que cada uno se ocupe de su propia incertidumbre o su propia ansiedad. No sirve de consuelo el mal de muchos, eso no cura la ansiedad. La angustia, la incertidumbre y la ansiedad son pequeñas cosas cuando duran una noche, cuando duran una tarde, un instante, pero en su prolongación pueden provocar enfermedades gravísimas y la muerte.

 

 

¿CÓMO SE CURA LA ANSIEDAD?

 

Como síntoma psíquico que es, la ansiedad se cura con un tratamiento psicoanalítico o unas conversaciones psicoanalíticas, depende de la gravedad del caso.