Inseguridad, baja autoestima

BAJA AUTOESTIMA

La autoestimación es, como su propio nombre indica, la estima que uno se tiene a sí mismo. Hay personas que se estiman mucho, pero se estiman muy mal. Por eso es conveniente psicoanalizar la relación que uno tiene consigo mismo y sus relaciones.

Una parte de nuestra autoestima es primaria, es decir es un residuo de nuestro narcisismo infantil. Otra parte, procede de la omnipotencia confirmada por la experiencia (cada vez que en la realidad se cumple nuestro ideal). Y una tercera, proviene de ser correspondidos por nuestros objetos de amor.

Todo lo que una persona posee o logra, cada residuo del sentimiento de su primitiva omnipotencia infantil, confirmado por su experiencia, ayuda a incrementar su autoestimación.

La autoestimación guarda una íntima relación con el amor hacia uno mismo.

En la vida erótica el no ser amado disminuye la autoestimación, y el serlo, la

incrementa. Además se observa que la dependencia al objeto amado disminuye la autoestimación: el enamorado es humilde. El que ama pierde, una parte de su narcisismo, y sólo puede compensarla siendo amado.

La percepción de la impotencia, de la imposibilidad de amar, a causa de

perturbaciones físicas o anímicas, disminuye extraordinariamente la autoestimación.

La fuente principal de este sentimiento es el empobrecimiento del yo. La baja autoestima también puede estar en relación con la culpa y los procesos melancólicos, que suelen acarrear un castigo.

Si usted padece algunos de estos síntomas, se autodenigra, se infravalora, no se quiere, siente inseguridad, falta de confianza en sí mismo, comience su psicoanálisis.

El tratamiento psicoanalítico es muy eficaz para revalorizarse, mejorar sus relaciones sociales y mirarse mejor.


Solicite cita previa en el 911257747.

 

INSEGURIDAD, DUDAS

La inseguridad es un sentimiento que puede estar sobredeterminado por diferentes estructuras psicopatológicas (una represión obsesiva, una fobia histérica) como resultado de tendencias opuestas en el sujeto que se invalidan entre sí. La duda es una apariencia de esa transacción de fuerzas. Pone de manifiesto la ambivalencia existente en el sujeto psíquico, que quiere y no quiere las mismas cosas al mismo tiempo.

Caer en la cuenta de la complejidad de los procesos psíquicos es difícil para algunas personas y por eso dudan de todo. Otras dudan de todo para no dudar de sí mismas.

En psicoanálisis el paciente puede hablar libremente y asociar las ideas hasta llegar al núcleo del problema. Comenzar un psicoanálisis es signo de salud.

Solicite cita previa.


Puede plantear su consulta a través del siguiente formulario:

{ckform Formulario1}