Síntomas de la depresión

La depresión se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Estado de ánimo profundamente doloroso
  • Pérdida de la capacidad de amar
  • Inhibición de todas las funciones para las actividades cotidianas
  • Disminución del amor propio, lo que se traduce en reproches y acusaciones que se hace el enfermo y que pueden llevarle incluso a una espera delirante de castigo.

Entre los síntomas de la depresión también se encuentra un fuerte miedo a empobrecerse o arruinarse.

El síntoma más característico de la depresión y lo que la diferencia de un estado de duelo es que en la depresión hay una extraordinaria disminución del amor propio, es decir, un empobrecimiento del Yo del deprimido.

El enfermo nos describe su Yo como indigno de toda estimación, incapaz de rendimiento valioso alguno y moralmente condenable. Se dirige amargos reproches, se insulta y espera la repulsa y el castigo. Se humilla ante los demás y compadece a los suyos por estar relacionados con una persona tan despreciable. Piensa que siempre ha sido así. Este síntoma de la depresión se llama DELIRIO DE EMPEQUEÑECIMIENTO (principalmente moral) que se completa con otros síntomas de la depresión como son insomnios, rechazo a alimentarse y un sojuzgamiento de la pulsión de vida.

Con respecto a la valoración que hace de sí mismo el paciente deprimido, éste se acusa de ser un hombre o una mujer pequeño, egoísta, deshonesto, carente de ideas propias, preocupado en ocultar sus debilidades, y además lo manifiesta públicamente.

No hay una correlación entre la intensidad con la que se critica y la justificación real. Por ejemplo, una mujer que siempre ha sido hacendosa y fiel no habla mejor de sí misma que una mujer que nunca lo fue.

Otro síntoma de la depresión es que el deprimido carece de pudor frente a los demás, más bien lo contrario, comunica a todo el mundo sus propios defectos como si en este acto de rebajamiento obtuviese una satisfacción.

Es decir, no importa si lo que dice de sí mismo coindice o no con la realidad, lo que importa es que eso que describe es su situación psicológica. Ha perdido la propia estimación y debe tener razones para ello. Lo que pasa es que esos motivos son inconscientes.

Los procesos psicológicos que dan lugar a los síntomas de la depresión son inconscientes para el paciente deprimido y sólo mediante un tratamiento psicoanalítico podrá actuarse sobre ellos, haciendo desaparecer los síntomas de la depresión a la vez que se van realizando los cambios psicológicos necesarios en el paciente para que los síntomas de la depresión no vuelvan a producirse de nuevo.

 

 


Resuelve tus conflictos de forma profesional

Llama al 911 25 77 47 o escribe un Whatsapp al 664 222 008. Te atenderé personalmente

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad psicológica con una prevalencia muy alta entre la población. En la actualidad se estima que en España 5,4 millones de personas padecen depresión.

Los síntomas de la depresión son la cara más visible de esta enfermedad (vemos cómo se comporta una persona y nos damos cuenta de que está enfermo) pero en su producción participan mecanismos mentales inconscientes que no se ven, pero que son los causantes de la misma. Digamos que la depresión es un producto de un trabajo psíquico inconsciente que en su repetición a lo largo de los años ha dado lugar a esta enfermedad.

Entre estos mecanismos complejos se encuentran la identificación con un objeto amoroso perdido, la acumulación de energía psíquica en torno al Yo y la incapacidad para sustituir al objeto perdido por otro objeto.

La depresión es la reacción a la pérdida de una persona querida o de un objeto amado. Otras veces la pérdida es de naturaleza más ideal, lo que se ha perdido es un ideal. Y en ocasiones la persona amada no ha muerto, pero se ha perdido como objeto erótico (el caso de las personas abandonadas por su pareja sentimental).

En otras ocasiones la persona deprimida ha experimentado una pérdida, pero no se puede distinguir claramente qué es lo que ha perdido y tampoco él puede percibirlo conscientemente. A veces el sujeto sabe a quién ha perdido, pero no lo que con él ha perdido. No solo frente a la pérdida del objeto se puede producir una depresión, sino que también puede desencadenarse frente a la no coincidencia de lo que quiero del objeto, es decir que estando en desacuerdo con el objeto amoroso se puede producir la depresión sin necesidad de perderlo.

Desde algunas disciplinas (la Medicina, la Psiquiatría) se piensa la depresión como el resultado de una alteración de determinados neurotransmisores o procesos a nivel biológico. Y pretenden curarla utilizando medicamentos.

Sin embargo, hace más de un siglo que sabemos que la depresión es una enfermedad psicológica y no biológica y que por tanto no puede curarse con medicamentos, en algunos casos, incluso, los fármacos pueden empeorar la enfermedad produciendo efectos secundarios nocivos para la salud.

Para curar la depresión se requiere un tratamiento psicoanalítico especializado.

 

 


Resuelve tus conflictos de forma profesional

Llama al 911 25 77 47 o escribe un Whatsapp al 664 222 008. Te atenderé personalmente