Terapias sexuales


Disfruta de tu sexualidad. Una sexualidad saludable es parte de tu salud física y mental.

La sexualidad en los seres humanos es todo aquello tocado por la palabra. La genitalidad forma parte de la sexualidad pero la sexualidad es más amplia que la genitalidad. Cuantas más formas de gozar tiene una persona, más rica es su sexualidad.

Imaginarse las relaciones sexuales dependiendo solamente de los órganos genitales, la vagina y el pene, es como considerar para hablar de un árbol sólo su tronco, no teniendo en cuenta sus ramas, las hojas, las posibles flores, sus necesarias raíces.

Ciertas ideas sobre la sexualidad, prejuicios, frases familiares, pueden hacer que no vivas tu sexualidad en todo su esplendor.

La genitalidad a veces se ve afectada por diferentes trastornos tales como la falta de deseo, problemas de erección, eyaculación precoz, falta de eyaculación, falta de sensación de placer en el orgasmo, desviaciones con respecto al fin sexual o al objeto, frigidez, vaginismo, etc. Reconocer el problema es el primer paso hacia una sexualidad más satisfactoria.

Lo que produce esos trastornos es generalmente un complejo psíquico sobredeterminante sujeto a motivos inconscientes para la persona que padece el problema. Nuestras terapias sexuales tratan esa complejidad de la manera más humana.

Solicita cita si deseas mejorar tu sexualidad.

CADA SEXUALIDAD ES DIFERENTE

Cada persona tiene su forma de disfrutar de la sexualidad. Ninguna sexualidad es buena o mala sino lo que se dice de ella. Conocer la sexualidad propia abre puertas a un enriquecimiento personal, integrar novedades en el modo de disfrutar, ser más flexible en las relaciones sexuales y de otro tipo. Es también poner en funcionamiento mecanismos internos implicados en un completo estado de salud física, psíquica y social.

Además el psicoanálisis nos dice que femenino no es de la mujer y masculino del hombre sino que lo masculino y lo femenino anidan en cada ser. Muchos conflictos personales son para ver qué tendencias, maneras de gozar y disfrutar dirigen nuestra vida.

IMPOTENCIA PSÍQUICA

Freud llega a decir que no hay persona, no hay hombre ni mujer, que no hayan atravesado por un momento de impotencia o por un momento de frigidez. Porque son síntomas de otras enfermedades.

La impotencia genital consiste en una imposibilidad de erección del pene que puede darse en diferentes momentos del acto sexual, al principio del proceso (displacer psíquico), durante el acto (falta de erección) o antes de terminar su desenlace natural (falta de eyaculación).

La impotencia psíquica se manifiesta en que los órganos ejecutivos de la sexualidad rehúsan su colaboración al acto sexual. Hay como una anarquía, se independizan los órganos genitales, porque la persona sí presenta un deseo y una tendencia por realizar el acto sexual.

Se trata realmente de la acción inhibitoria de ciertos complejos psíquicos que se sustraen al conocimiento propio, material patógeno cuyo contenido más frecuente es una fijación inconsciente no dominada.

La actividad sexual en estos casos presenta claros signos de no hallarse sustentada con toda su plena energía instintiva psíquica, mostrándose caprichosa, fácil de perturbar, incorrecta muchas veces en la ejecución, y además, poco placentera.

En cierto tipo de impotencias hay una falta de correspondencia entre el objeto amado y el objeto deseado, no pudiendo el paciente desear a la mujer que ama y desarrolla  su plena potencia con objetos sexuales a los que no ama.

En otras impotencias el hombre tiene erección perfecta pero no siente nada. Recibe el nombre de psicoanestesia.

La impotencia puede caracterizarse desde la carencia de erección, hasta la carencia de sentimientos, de sensaciones con respecto a lo que ocurre genitalmente.

A pesar de que se da en el pene, la impotencia es una estructura, un modo de relacionarse.

Solicite cita para desarrollar una potencia sexual plena y disfrutar de su sexualidad genital y general.

ORGASMO

El orgasmo es la culminación del placer sexual. Se llamaría orgasmo a toda culminación de un hecho humano, entre humanos, también el hecho genital.

ORGASMO FEMENINO

El orgasmo en la mujer es un estado psíquico. Cuando ella alcanza el tiempo de gozar en posición femenina todo su cuerpo es zona erógena. Sus fantasías van desde el deseo de ser satisfechas hasta el deseo de no ser satisfechas. Pero en muchos casos el orgasmo de la mujer se imposibilita por la vergüenza, la moral, la culpa y los autocastigos.

Un psicoanálisis ayuda a la mujer a disfrutar de su sexualidad.

EYACULACIÓN PRECOZ

En psicoanálisis la eyaculación precoz es un síntoma, no una enfermedad en sí misma. Puede estar sustentado por distintas estructuras psíquicas, entonces no consiste en dar indicaciones mecánicas al paciente. No se tratan los síntomas sino a la persona.

La eyaculación precoz se caracteriza por la eyaculación que siempre o casi siempre se produce antes o dentro del minuto posterior a la penetración vaginal.  Con una incapacidad de retrasar la eyaculación y que produce consecuencias negativas personales como ansiedad, molestias, frustración y/o la evitación de la intimidad sexual.

La función de la detumescencia (la pérdida de erección) interrumpe el goce. Es por temor al goce que se produce una interrupción prematura del acto sexual. Aunque en cada caso habremos de analizar en qué manera específica queda interrumpido el goce.

La eyaculación precoz puede afectar no únicamente a la función sexual (genital), sino que se puede extender a otras áreas de la vida del sujeto, por ejemplo, personas que llegan antes de lo acordado a los lugares, que se van antes de que termine la actividad que están realizando, etc. El síntoma de la eyaculación precoz aparece ligado a determinadas características de la personalidad.

CONOZCA CÓMO FUNCIONAN NUESTRAS TERAPIAS SEXUALES

LLAME, LE ATENDERÉ PERSONALMENTE