CONSEJOS PARA LLEGAR AL FINAL DEL CONFINAMIENTO SIN DIVORCIARSE Y CON BUEN ESTADO DE SALUD MENTAL

¿Qué hacer para llegar al final del confinamiento sin divorciarse y con buen estado de salud mental?

  • No dejarse llevar por los afectos: La vida continúa siempre, por eso no hay que dejarse llevar por los afectos, hay que dejarse llevar por los proyectos. No entristecerse ni angustiarse, porque la tristeza se transforma en melancolía y, después de que pase el aislamiento, pasan 6 meses y todavía no volviste al trabajo, perdiste el trabajo, cuando vuelves a la facultad, perdiste el año. Quiero decir, mantenerse ágil, vivo, al día mentalmente. No dejarse arrastrar por los afectos al lugar de la complacencia y la desidia. Seguir en pie.

 

  • Enojarse con la mujer o con el marido por la situación, o por el cierre de tu comercio o la paralización de tu negocio es una tontería. Porque no solo se estropea el negocio, sino que también se estropea la relación, encima ahora que tenéis que pasar todo el día encerrados. La vida continúa, mejor salir de esta situación con el menor número de secuelas posible. No molestar a la familia. Que, a veces, esa es una de las formas del suicidio, estar en desacuerdo con todo y con todos.

 

  • Evitar las paranoias y las discusiones. Ejemplo: Pienso que mi pareja me mira mal. ¿Cómo sabes que te mira mal y no que eres tu el que le está poniendo a ella una mirada de maldad?. ¿Le dices, qué me estás mirando? Y te dice, que no te estoy mirando. Y ahí  le pego una patada en el culo y le insulto. ¡Cuidado! Que ella te insultó, porque tú le dijiste que qué estaba mirando. Evitar espirales de locura y escaladas de violencia.

 

  • Que en la casa haya Ley: Reconocer que para tener a tus hijos necesitaste de ese hombre y reconocer que ella es tu mujer. Es necesario que en la casa siga habiendo Ley, que haya límites. Despreciarse hace que la familia se quede sin Ley y entonces somos todos animalitos.

 

  • Aprender a hablar: Si me pongo a conversar y me acosas, yo me hago el tonto, me siento acosado, me hago el idiota, te respondo mal, en seguida te hago perder el interés por mi. ¿Cómo me vas a tomar examen si te estoy hablando de mí? Pero tampoco nos confundamos y vayamos a ir a contar a la pareja cosas que antes no le contábamos, como si la pareja fuera un psicoanalista porque eso es molestar a la pareja. Hay que hablar de todo y hablar es no contar. “Ni huir, ni arremeter contra nada, aprender a conversar tranquilamente, eso enseña el amor”. Aprender a hablar, sin querer que el otro haga eso que estamos hablando. El goce viene por la palabra.

 

  • Mantener tiempos juntos, y también interrumpir con tiempos individuales, cada uno en su tarea o en su habitación.

 

  • Seguir trabajando y manteniendo la comunicación con compañeros de trabajo, jefe, clientes, etc. en la medida de lo posible. Que también son amores de uno. Llamar de vez en cuando a las amigas y amigos.

 

  • Mantener ritmos y disciplinas de trabajo. Dejar a los niños estudiar y hacer los deberes. Después tener tiempo para el ocio. Generar un orden dentro del caos. Tiempos de comienzo y de final de las actividades. Tiempos de descanso. Siesta. Actividades individuales, lectura.

 

  • Aprender a hacer pactos. Ya habrá tiempo después de considerar que la situación es injusta, ahora hay que seguir las medidas, así que mejor llevarlo con la mayor serenidad posible.

 

  • Dar sin esperar recibir a cambio. Amar es siempre más satisfactorio que ser amado. Entonces si le doy un beso a mi pareja o le digo que te quiero, no voy y le pido que me de otro, si yo ya obtuve el goce de darlo. Y también, el beso que te doy es porque yo tenía ganas de besarte, ahora no me pidas otro. Cuando le dan, no piense que usted tiene que dar y cuando usted da no piense en recibir. Porque si doy y tengo que recibir, después termino odiando a la persona que le di, porque como no me devolvió.

 

  • Cuidar a los otros. Cuidar es no atacar. Pero también hay que tener en cuenta que el neurótico no puede tolerar que lo cuiden y no puede tolerar el bien. Le regalo un billete de 500 euros y alguno pondría mala cara, alguno se entristecería, alguno pensaría que soy una dictadora que lo quiero comprar, alguno se pondría a gritar. En una sociedad injusta, donde la injusticia es la moneda de cambio, nadie ama la justicia, sea bueno con una persona y la persona piensa que te debe algo.

 

  • Tratar bien a los niños. Dejar a los niños que en la medida de lo posible sigan su vida normal dentro de casa. Sus deberes, sus juegos, etc. Explicarles la situación, no transmitirles ansiedad. Darles mensajes de ánimo.

 

  • Para los mayores: para llegar a viejo hay que tener cierta crueldad, tener cierto entendimiento de que vivimos en una sociedad injusta que maltrata a los niños y a los mayores. Porque como no tiene cómo mantenerlos, no sabe qué hacer con los mayores. Porque en estos momentos la ciencia está preparada para que vivamos ciento diez años, pero la gente se muere entre los 70 y los 85. Así que un poco de crueldad es necesaria para llegar a viejo y vivir más. En esta situación, cuidarse, aislarse, protegerse de los posibles contagios. Pero no cortar la comunicación con familiares y amigos.

 

  • Leer poesía. Hay que purificarse. Llegar a la pareja y familia purificado: sin moral, con una ética psicoanalítica o poética. La ética psicoanalítica es actuar en función del deseo, sin moral, porque la moral castiga y no es momento de auto castigos ni culpas. Tampoco querer imponer al otro. Aprender a leer. Retomar ciertos libros. En los libros hay un hombre que me habla. Después ese también es un buen motivo de conversación con la pareja.

 

  • Comenzar una psicoterapia online. El psicoanálisis es fundamental para todos y en especial para la gente sana y trabajadora que tiene que reinventarse en esta situación y seguir trabajando a pesar de todo, de eso dependerá salud fortalecido y utilizar esta crisis como una oportunidad de crecimiento personal. También para los neuróticos, y para la gente deprimida, que debe cuidarse como una persona de riesgo, porque sus defensas están debilitadas.

 


Resuelve tus conflictos de forma profesional

Llama al 911 25 77 47 o escribe un Whatsapp al 664 222 008. Te atenderé personalmente por teléfono y Online, sin riesgos.